Salta

La hipocresía animal de Monseñor Cargnello y el Intendente Sáenz

La Curia le habría ordenado a la Municipalidad deshacerse de todos los perros callejeros del microcentro

EL ILUSIONISTA DE SALTA- (Por Redacción).- Mientras multitudes convergen hacia la Capital de Salta movilizados por el fenómeno de la fe que impulsa la devoción hacia el Señor y la Virgen del Milagro, en los altos niveles de decisión eclesiástico y político, se estarían tomando decisiones que no son tan blancas como las flores de los Santos Patronos.

En las últimas horas pudo verse a empleados que pertenecen al municipio Capital dedicados a la captura de los canes que deambulan por la zona céntrica utilizando un procedimiento similar al de los “pogrom” del nazismo contra los desvalidos enemigos. En efecto, los perros son maniatados y amordazados con precintos plásticos y subidos violentamente a vehículos que una vez abarrotados como los trenes que iban hacia el campo de exterminio de  Auschwitz desaparecen con rumbo desconocido.

Algunas versiones hablan de que serían llevados a refugios que nadie sabe dónde quedan como tampoco en qué condiciones terminan ya que los animales no vuelven a ser vistos deambulando.

Esta conducta efectuada de manera pública y frente a la propia Curia Eclesiástica colisiona con un supuesto “espíritu milagrero” que habla de “perros peregrinos” a los cuales se identifica con una cinta y se atiende como a los caminantes. Incluso cuando regresados los peregrinos los perros quedan a la deriva en la ciudad son recogidos y mantenidos.

Una fuente cercana a la «mesa chica» de la Curia comentó “off the record” a este Medio que no es la primera vez que desde ese Palacio se tramita ante la Municipalidad “la limpieza” de perros en la zona aledaña al domicilio del Arzobispo y a la Catedral Basílica para los días en que se celebra el Solemne Triduo Pontifical y la presencia de público se incrementa.

Por otro lado, mínimamente la Municipalidad de la Capital debería dar razón cierta del destino de los animales, toda vez que apenas hace pocas hora el Intendente Gustavo Ruberto Sáenz, aspirante a la gobernación de la provincia, acaba de inaugurar con bombos y platillos el primer Hospital Municipal de Salud Animal de Salta para mascotas “de bajos recursos”.

Preocupa el procedimiento y el destino final de estos perros habida cuenta de que en años anteriores y curiosamente para esta misma fecha, en las afueras de la ciudad, en caminos solitarios que conducen a fincas privadas se encontraron los cadáveres de decenas de perros, todos maniatados y con bolsas plásticas atadas con precintos al cuello.

Sería prometedor para alejar toda duda y sospecha que el Municipio ofreciera a la comunidad pruebas ciertas sobre el paradero y la salud de los canes retirados con procedimientos que desde los años ’70 no se veían en Salta.-

Foto: Crédito www.quepasasalta.com.ar

www.elilusionistadesalta.com

 

 

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
A %d blogueros les gusta esto: